Exportar archivos a cualquier formato deseado es igual de cómodo. La resolución y el framerate se pueden ajustar a las necesidades individuales. Muchos contenedores como AVI, QuickTime y Windows Media, así como codecs diferentes están disponibles. Esto incluye formatos de gama alta para un entorno profesional típico, así como los formatos más adecuados para el uso de los consumidores.